Artículos
Culinarios
Categoría: Todos

Etiquetas y botellas, su evolución en el tiempo

mundo del vino etiquetas y botellas

“Los pueblos del Mediterráneo empezaron a emerger de la barbarie cuando aprendieron a cultivar el olivo y la vid.” [i]

Evidencias arqueológicas demuestran que el primer vestigio de alguna etiqueta de vino se remonta al año 1352 a.C. Fue encontrada en la tumba del faraón egipcio Tutankamón[ii]. Partiendo de esto se podría decir que fueron los egipcios pioneros en etiquetar al vino: detallaban la región o cultivo de la viña, el año de la cosecha y el viticultor. Posteriormente los imperios de Persia, Grecia y Fenicia se sumaron a la necesidad de etiquetar sus vinos debido a la gran variedad de ellos.

En Europa la vinificación se dio sobre todo en los monasterios a causa de los sacramentos; en el siglo XVIII el comercio del vino se disparó sobre todo en Burdeos, región que destacó por ser productora de vinos finos y de excelente calidad desde entonces. El desarrollo de distintas variedades de cepa llevó a la producción de vinos regionales con características específicas y reconocibles. Esto causó que el etiquetar el vino fuera una gran necesidad ahora más que nunca.

Las primeras etiquetas europeas eran pequeños trozos de pergamino atados al cuello de la botella con un lazo, posteriormente incluyeron soportes de peltre en la base que identificaban la región del vino. A principios del s. XVIII las etiquetas fueron diseñadas a partir de imágenes grabadas en piedra a las cuales se les aplicaba tinta con un rodillo, después se imprimía la imagen en papel. A finales del s. XVIII la litografía se inventó y la impresión de etiquetas se dio en cantidades masivas.

Los productores de vino se fueron haciendo más exigentes en su producción, hacían vinos de mejor calidad y al tener un producto de excelentes cualidades la presentación tenía que ser igual; las etiquetas y botella pronto contarían con arte visual. El diseño gráfico vinícola fue evolucionando, primero la introducción de diseños a varias tintas, después pinturas de reconocidos artistas; fue así el caso de determinados vinos Vietti que en 1974 se etiquetaron con diseños originales (litografías, xilografías, aguafuertes, serigrafías, linóleo) que tenían como inspiración el tiraje o producción del vino mismo a etiquetar, las primeras cien etiquetas estaban firmadas por el artista.

A principios del s. XX despuntó el marketing vinícola con movimientos ambiciosos de las bodegas que buscaban a los mejores artistas de la época para diseñar las etiquetas de sus vinos. Fue así el caso de Philippe Rotschild[iii] quien convirtió esta práctica en algo permanente para su bodega desde 1946.

Evolución de las botellas de vino desde 1700

Las etiquetas siempre han ido de la mano con el diseño de la botella o recipiente del vino. El antecedente radica en las ánforas que eran recipientes de arcilla cocida donde se almacenaba el vino sobre todo para poder exportarlo en los grandes barcos, estas vasijas podrían ser el antecedente de las botellas de vino que hoy conocemos, posteriormente surgió el recipiente de vidrio en forma de lágrima que era recubierto de paja en la parte inferior para protegerla de rotura y que además servía como base al colocarse la botella en una mesa en posición vertical.

La invención del horno de quema a base de carbón en el s. XVII provocó el siguiente gran cambio en el diseño de las botellas de vino, donde se permitió la creación de vidrio más grueso y resistente además de oscuro. Estas nuevas botellas incursionaron junto con los tapones de corcho, rápidamente se convirtió en moda, justo antes de este momento las botellas eran totalmente diferentes entre sí, no existía un estándar, las botellas eran diferentes en color, grosor, tamaño y forma, en general cada fabricante tenía un criterio disímil.

En el s. XVIII surge la forma cilíndrica y de base llana en la circunferencia. Se estableció a partir de ese momento como la forma preferida y más usada en el mundo vinícola al dar mayor estructura a la botella. En cuanto al color, las botellas de Burdeos son verde oscuro para los vinos tintos, verde claro para los vinos blancos secos, y transparentes para los vinos dulces. Para los vinos del Ródano y Borgoña las botellas son verde oscuro, para los de Alsacia y Mosela las botellas son verde claro, para los vinos del Rin las botellas son de colores ámbar y en algunas excepciones verde claro.

 

Alejandro García Uribe

Chef – Sommelier

[i] Tucídides, “Historia de la Guerra del Peloponeso”, siglo V antes de Cristo.

[ii] Hallazgo de Howard Carter en 1922.

[iii] Fundador de la bodega Château Mouton Rothschild, Burdeos, Francia.

 

Tipos de botella

img_02

 

img_03

2 respuestas a “Etiquetas y botellas, su evolución en el tiempo”

  1. María Alarcon Zuñiga dice:

    Me parece excelente la información que aquí se maneja, aprendí mucho con respecto a las etiquetas a través del tiempo

  2. Thania Campos dice:

    Me pareció muy interesante la información ya que complementa la parte teórica del módulo de etiquetas y botellas de vino.
    Es fascinante imaginar el diseño de etiquetas en Egipto!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *