¿Qué son los alimentos no perecederos y cómo nos ayudan a ahorrar en la despensa?

¿Qué son los alimentos no perecederos y cómo nos ayudan a ahorrar en la despensa?

Nutrición12 / 06 / 2020

Una buena estrategia que podemos implementar para empezar a ahorrar en nuestra despensa es comprar productos o alimentos no perecederos. ¿Cuáles son?, ¿cómo es que nos ayudan en nuestra economía? En este artículo te explicamos más sobre ellos para que aprendas a identificarlos y comiences a incluirlos en la despensa de tu casa o local.

¿Qué son los alimentos no perecederos?

que-son-alimentos-no-perecederos

El concepto de los alimentos no perecederos radica en aquellos que tienen una larga vida útil y no se deterioran con factores externos. Esto no significa que durarán toda la vida, sino que pueden almacenarse durante mucho tiempo, siempre y cuando sea en condiciones y óptimas.

Para saber cuándo es mejor comerlos o usarlos, hay que checar la fecha de caducidad de consumo preferente, la cual indica el tiempo de vida útil que tiene antes de echarse a perder.  

Lista de alimentos no perecederos que debes tener

Algunos ejemplos de alimentos no perecederos, que ya debes conocer, son fáciles de encontrar y almacenar en tu despensa. Los enlatados son comunes y se conservan muy bien gracias a su sistema de envasado.

Sopas y pastas enlatadas. Estos productos tienen un proceso de elaboración fácil, su almacenaje no requiere tanto espacio y son ideales para aquellos que apenas están aprendiendo a cocinar.  

Atún enlatado. Tiene una vida útil de hasta tres años. Es una fuente de proteína que puede beneficiar el bolsillo cuando es fin de quincena.

Verduras congeladas. Conservan la mayoría de sus nutrientes y su tiempo de cocción es reducido.

Arroz. Puede adquirirse precocido, lo cual hace más fácil su preparación. Es una gran fuente de hidratos de carbono, ideales para aquellos que hacen ejercicio.

Legumbres en bolsa. También sirven para elaborar platillos rápidos y sencillos y aportan mucha fibra.

Productos envasados o herméticos (mermeladas, conservas, miel, jarabes, aceitunas o vinagres). Se pueden almacenar por largos periodos, pero es importante revisar que no cambien de color o aspecto. Muchos de estos sirven para potenciar sabores.

Si bien pueden ayudar a ahorrar en la despensa, se recomienda no basar la alimentación únicamente en estos productos. Para equilibrar su consumo hay que incluir productos frescos o los alimentos perecederos.

Por qué los alimentos no perecederos nos ayudan a ahorrar

El principal beneficio de ahorro de los alimentos no perecederos es que los encuentras en empaques de plástico, latas y cartón. Puedes adquirirlos en ofertas de supermercados sin temor de que se echen a perder.

Si mantienes un correcto uso del envasado de estos productos, es muy probable que su tiempo de vida se extienda. Usualmente estos productos como latas de sopa vienen de un solo uso, por lo que solo tendrás que abrirla una vez y no desperdiciarás más contenido.

La miel es un ejemplo perfecto de alimento no perecedero para hablar sobre cómo debes cuidar la preservación de estos alimentos. Si tomas solo una cuchara limpia para sacar lo que necesitas, esta seguirá igual de conservada. De lo contrario, si tomas la cuchara, la metes a tu boca y regresas a tomar más miel, esta se contaminara con agentes externos bacterianos.

Las harinas, especias, endulzantes y algunas otros no perecederos, son alimentos de la despensa los cuales podremos comprar al mayoreo, ya que nos permitirán ahorrar mucho más y también su preservación dura lo que necesitemos.

Usualmente es este tipo de alimentos los que solemos donar ya que si su almacenamiento es correcto, como te decíamos anteriormente, no tendremos problemas de tiempos de entrega.

¿Qué son alimentos perecederos?

La principal diferencia entre alimentos perecederos y los no perecederos, es que estos últimos se conservan mucho más tiempo que los primeros. Es decir, los alimentos perecederos tienen una descomposición más rápida. Por ejemplo, las verduras son unas de ellas.

Los alimentos perecederos se caracterizan por su frescura, pero carecen también con la posibilidad de echarse a perder un poco antes de tiempo dado a condiciones de temperatura, la principal causa de descomposición.

10 ejemplos de alimentos perecederos

En esta lista podrás encontrar:

  1. Lácteos como quesos, yogures
  2. Carnes frescas
  3. Frutas y verduras
  4. Alimentos ya cocinados
  5. Alimentos perecederos que ya se hayan destapado o sacado de su envase original
  6. Postres y repostería
  7. Huevos
  8. Embutidos
  9. Pescados y mariscos
  10. Mantequillas

Estos y otros temas puedes aprenderlos en nuestro Diplomado Online en Nutrición. Te invitamos a conocer la oferta académica que Gastronómica Internacional tiene para ti.

Por: Claudia Gandarilla, docentes de Gastronómica Internacional.

También te puede interesar:

– 5 IDEAS PARA INICIAR UN NEGOCIO DE COMIDA SALUDABLE

– LO QUE DEBES SABER ANTES DE INICIAR UN NEGOCIO DE POSTRES CASEROS

– PLATO DEL BIEN COMER, BASE DE UNA EXCELENTE NUTRICIÓN

¿Incluyes en tu despensa alimentos no perecederos?

¿Cómo la proteína ayudó a evolucionar a la Nouvelle cuisine… ?

En las cremas y natillas: ¡El secreto está en la cocción del huevo!

Origen del sistema de valoración USDA

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con *