Artículos
Culinarios
Categoría: Nutrición

Descubre los beneficios de la fibra

La fibra es un elemento esencial en la nutrición humana, por eso, en Gastronómica Internacional queremos contarte qué es y cómo integrarla a tu dieta

gastronomía beneficios fibraLa fibra ha estado presente en la alimentación del ser humano a lo largo de la historia y, durante siglos, ha sido estudiada para comprender cuáles son sus beneficios. Pero ¿qué es exactamente la fibra? En Gastronómica Internacional queremos que nos acompañes a descubrirlo.

La fibra es la parte no digerible de los alimentos de origen vegetal [cereales, leguminosas, verduras y frutas], esto quiere decir que es resistente a la degradación de las enzimas digestivas del ser humano y, por lo tanto, llega intacta al colon, donde sus componentes pueden ser hidrolizados y fermentados por la microbiota intestinal.

La fibra dietética está compuesta por polisacáridos, lignina, almidones resistentes y oligosacáridos no digeribles:

  • Polisacáridos. Los puedes encontrar en el salvado, la pectina de frutas y verduras, los betaglucanos [sustancias que fortalecen las defensas del cuerpo] presentes en la avena y centeno, los mucílagos [nutrientes que sirven para atrapar el colesterol y eliminar toxinas] provenientes de algunas semillas como la linaza y la chía [ésta última tiene cualidades de retención hídrica, por lo que es excelente para combatir la diarrea y provocar una sensación de saciedad al ocupar más espacio en el estómago].
  • Lignina. Es la parte más fibrosa y dura de las paredes celulares de las plantas, por ejemplo: las cáscaras y los tallos. Ésta no se digiere, absorbe, ni es atacada por la microbiota; los beneficios de su consumo se deben a que es capaz de unirse a los ácidos biliares y al colesterol, lo cual reduce la absorción de éstos en el intestino delgado y mejora el tránsito intestinal.
  • Almidones y oligosacáridos no digeribles. Son aquellos que provocan el crecimiento de las bacterias benéficas del intestino (microbiota) y que al ser utilizados como alimento para dichos microorganismos, funcionan como prebióticos. Los más conocidos son los fructooligosacáridos [FOS, sustancias que mejoran el funcionamiento del tracto intestinal] presentes en la cebolla, ajo, plátano y alcachofa.

Existen dos tipos de fibra dietética:

  • Fibra soluble: Es aquella capaz de absorber agua formando una especie de gel. Consumir fibra soluble aumenta la sensación de saciedad, reduce los niveles de colesterol LDL [malo] y equilibra los niveles de glucosa en la sangre. En este tipo de fibra se incluyen los polisacáridos y los oligosacáridos no digeribles.
  • Fibra insoluble: Es aquella que no absorbe agua. Esta fibra da volumen, por lo que ocasiona mayor saciedad, ayuda a acelerar el movimiento de los alimentos a través del sistema digestivo y ayuda a reducir el estreñimiento. Dentro de esta clasificación se encuentra la lignina.

Ahora que conoces los tipos de fibra, sus beneficios y los alimentos donde se encuentra, puedes incluirla en todas tus comidas cumpliendo el requerimiento diario de 20 a 35 gramos, siguiendo estas recomendaciones:

  • Consume diariamente 3 porciones de verdura y 2 de fruta.
  • Integra a tu dieta 6 porciones diarias de cereales en forma de pan, arroz o pasta integrales.
  • Consume de 4 a 5 porciones de leguminosas por semana.
  • Incluye en tu alimentación de 2 a 4 porciones de semillas y oleaginosas.

Descubre más formas interesantes, saludables y deliciosas de cuidar tu salud en el curso de nutrición online que te ofrecemos en Gastronómica Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *