Artículos
Culinarios
Categoría: Recetas

Receta de la semana: Lasaña de tomates asados

Asar los jitomates a fuego lento para hacer la salsa de jitomate de esta receta es el secreto de su sabor intenso y profundo. El glutamato natural de los jitomates se ve reforzado por el umami en el queso parmesano, las cebollas y espinacas.

lasagna_PW

Asar los jitomates a fuego lento para hacer la salsa de jitomate de esta receta es el secreto de su sabor intenso y profundo. El glutamato natural de los jitomates se ve reforzado por el umami en el queso parmesano, las cebollas y espinacas. Una prueba contundente y sabrosa de que el quinto gusto no es finca de la cocina asiática, ni mucho menos.

 

Ingredientes

Para la salsa de jitomates

1             kg           jitomates, pelados, cortados en gajos y sin semillas

5             C             aceite de oliva

2             c              tomillo seco

2             C             mantequilla

1             c              albahaca seca

1             c              orégano seco

1             un.         cebolla blanca, en brunoise

3             un.         dientes de ajo, en brunoise

200         ml           vino blanco (o agua)

320         g             pasta de jitomates (2 latas)

1             c              azúcar

c/n                         sal

c/n                         pimienta recién molida

Para la lasaña

400         g             requesón o queso ricota

200         g             queso mozzarella rallado

100         g             queso tipo parmesano-reggiano rallado

½            c              orégano seco

1             paq.       hojas de lasaña precocidas

c/n                         aceite de oliva

c/n                         sal

c/n                         pimienta recién molida

300         g             espinaca cruda, bien lavada

c/n                         hojas de albahaca

Preparación

  1. Preparar la mise en place. Precalentar el horno a fuego muy bajo, entre 125°C – 140°C.
  2. Forrar una charola de horno con papel de aluminio. Engrasar con 1 cucharada de aceite de oliva, con la ayuda de un pincel o un par de dedos muy limpios. Mezclar los gajos de jitomate y 2 cucharadas más del aceite de oliva en un tazón. Disponer en filas sobre la charola. Espolvorear con tomillo seco. Salpimentar. Hornear hasta que los jitomates estén muy suaves, 1 ½ – 2 horas. Sacar del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente. (Este paso se puede realizar con 2 – 3 días de anticipación. Echar los jitomates junto al aceite dentro de un frasco. Cerrar bien y refrigerar).
  3. Derretir la mantequilla con el aceite restante en una cacerola mediana a fuego medio. Añadir la cebolla y la albahaca y orégano secos. Acitronar la cebolla hasta que esté transparente, de 3 – 5 minutos. Añadir el ajo, dejar que se caramelice 45 segundos y enseguida desglasar con el vino blanco. Añadir la pasta de jitomate, azúcar y los jitomates asados. Mezclar. Llevar a hervor suave. Bajar el fuego, tapar y cocinar a fuego lento, revolviendo de vez en cuando, durante 15 minutos. Agregar agua, una cucharada a la vez, si la salsa se seca demasiado. Retirar del fuego. Probar. Rectificar la sazón si se considera necesario.
  4. Aumentar la temperatura del horno a 180°C. Combinar el requesón con 150 g de queso mozzarella y orégano en un tazón. Salpimentar. Probar. Rectificar la sazón si se considera necesario.
  5. Engrasar un molde para hornear de 20 x 40 cm con aceite. Cubrir con una capa de salsa de jitomate. Cubrir con una capa de hojas de lasaña precocidas. Extender una capa de la mitad de la mezcla de queso y requesón sobre las hojas de lasaña y luego distribuir la mitad de la espinaca uniformemente sobre esta. Cubrir con hojas de lasaña. Aplastar suavemente para sacar el aire. Repetir el proceso: salsa de jitomate, placa de lasaña, mezcla de ricota, espinacas. Terminar con una capa de hojas de lasaña. Bañar con la salsa de jitomate restante. Espolvorear con el queso mozzarella restante y el queso parmesano.
  6. Tapar con papel de aluminio y hornear durante 15 minutos. Remover el papel de aluminio y gratinar hasta que se dore el queso, unos 10 minutos más. Sacar del horno y dejar en reposo unos 10 minutos. Servir decorando cada porción con hojitas de albahaca.

En Gastronómica Internacional te enseñamos las técnicas culinarias y recetas, tanto clásicas como de vanguardia, para que tu formación profesional en artes culinarias te sea útil a través de toda tu carrera en cocina o repostería. Aprende más sobre nuestros cursos online y diplomados online para convertirte en el chef que sueñas ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *