Artículos
Culinarios
Categoría: Nutrición

¿Es más saludable la comida cruda?

La dieta Raw (llamada también la dieta “crudívora”) es una forma de alimentación que se basa en ingerir alimentos crudos y no procesados para desintoxicar el cuerpo. Si un gran porcentaje de tu dieta—un 75 - 100% del consumo total de alimentos diario—es comida en estado crudo, puedes llamarte orgullosamente un crudívoro

0-FACEBOOK-SHARE-X

La dieta Raw (llamada también la dieta “crudívora”) es una forma de alimentación que se basa en ingerir alimentos crudos y no procesados para desintoxicar el cuerpo. Si un gran porcentaje de tu dieta—un 75 – 100% del consumo total de alimentos diario—es comida en estado crudo, puedes llamarte orgullosamente un crudívoro. Este porcentaje de ingesta diaria, según algunos algunos nutricionistas y médicos, el cuerpo comienza a eliminar una buena parte de las toxinas que consumimos como parte de los alimentos cocidos (en especial aquellos ahumados o fritos a altas temperaturas) y los alimentos procesados que forman parte de la dieta moderna.

La idea de que este sistema de alimentación puede mejorar considerablemente la salud se basa en que el cuerpo de los seres humanos modernos se encuentra en una batalla constante contra las toxinas y enzimas distorsionados que crean la cocción y el procesamiento de la comida. Es una verdad científica que muchos nutrientes presentes en verduras y frutas se desnaturalizan en el calor y pierden sus efectos benéficos en nuestra salud. Esto, según los crudívoros, debilita nuestro sistema digestivo, hormonal y autoinmune a un punto en el cual aparecen las enfermedades contemporáneas que afectan la salud de gran parte del mundo: diabetes, artritis, enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Aparte de que el valor nutricional de muchos alimentos se ve empobrecido cuando su temperatura se eleva por encima de los 75°C, los crudívoros se basan en algunas evidencias que apuntan al calor como el causante cambios químicos netamente negativos en la comida. Uno de estos es el conocido punto de humo de los aceites que origina agentes carcinógenos y otras toxinas asociados a diferentes tipos de cáncer. Otros son las toxinas presentes en las comidas ahumadas.

Además de todo esto, los partidarios de los alimentos crudos hacen mucho énfasis en el pH de los alimentos. Se cree que una dieta cruda crea un cuerpo tendiente a la alcalinidad, mientras que quienes consumen alimentos cocinados y procesados ​​poseen cuerpos que tienden a ser ácidos. Por supuesto que esto de ser “ácido” o “alcalino” es algo muy sutil. La sangre humana por lo general tiene un coeficiente pH de entre 7.0 a 7.2, entre neutro y muy ligeramente alcalino. Mientras más alcalino es nuestro sistema (un coeficiente mayor a 7), mayor es su capacidad de absorber lo que se conocen como radicales libres, iones que son responsables de la degeneración celular.

La mayoría de los procesos químicos en un cuerpo sano están relacionados a la alcalinidad. Lo que todavía no se ha establecido científicamente es cuánto influyen en esto lo que comemos y bebemos. Mientras que los crudívoros basan su dieta en alimentos alcalinos con este fin, hay médicos y una naciente industria de bebidas de alto pH que usan la misma evidencia para promover sus productos. Uno puede conseguir agua de alto pH (7.5 – 8) en cualquier supermercado, y de hecho puede comprarse un ionizador de agua casero que también sirve para este propósito.

Una gran mayoría de practicantes de la dieta Raw optan por una alimentación vegana, es decir que se abstienen de consumir productos de origen ​​animal como miel, lácteos y carne. Esto puede o no hacer sentido desde un punto de vista filosófico, pero lo cierto es que es a todas luces una opción inteligente cuando se trata de inocuidad alimentaria. Los alimentos de origen animal, en especial la carne y los huevos, pueden acarrear patógenos muy peligrosos que normalmente se destruye con la cocción.

Si vamos a intentar practicar una dieta mayormente de alimentos crudos, informémonos debidamente con un@ nutricionista y tomemos ciertas precauciones.

  • Regular el consumo de verduras de la familia de las crucíferas como el brócoli, coliflor, repollo, hojas de mostaza y las coles de Bruselas si tenemos problemas con la tiroides. Estas verduras contienen sustancias conocidas como bociógenos, compuestos naturales que pueden bloquear la función tiroidea y eventualmente puede conducir al bocio y el hipotiroidismo.
  • Los vegetales crudos contienen celulosa, algo que nuestros estómagos no están diseñados para digerir en grandes cantidades. Los herbívoros como las vacas tienen estómagos adicionales para ayudar a descomponer y digerir las plantas duras y pastos que comen. Los seres humanos, por desgracia, no tienen estos estómagos adicionales para deshacer toda la celulosa fibrosa que contienen las plantas. Un nutricionista calificado, nuevamente, nos ayudará a determinar cuanta fibra vegetal podemos consumir sin sufrir indigestión.

Averigua más sobre la dieta crudívora o Raw consultando con tu médico de cabecera o nutricionista de confianza. Aprende a alimentarte saludablemente y consciente de las necesidades de nutrición humanas a tu propio ritmo en el curso online de Nutrición que te ofrece Gastronómica Internacional.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *