Artículos
Culinarios
Categoría: Nutrición

¿Es bueno comer postres callejeros?

Estos deliciosos platillos contienen una gran cantidad de azúcar, característica que puede ser dañina para la salud. Por ello, es importante que te preguntes: ¿es bueno comer postres callejeros?

Gastronomía postres callejeros

Si miras con detenimiento a tu alrededor, verás que existen cientos de establecimientos dedicados a la repostería, en los cuales puedes adquirir helados, churros, pasteles, gelatinas, merengues y demás postres. El problema es que estos deliciosos platillos contienen una gran cantidad de azúcar, característica que puede ser dañina para la salud. Por ello, es importante que te preguntes: ¿es bueno comer postres callejeros?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las porciones de estos postres son muy grandes y rebasan el porcentaje de azúcar permitido para un individuo. En realidad, el azúcar de una porción de postre no debe superar el 10% de las calorías totales requeridas por una persona.

Para una dieta de 2000 kcal, la cantidad de azúcar ideal es de 50 gramos, pero ésta ya debe incluir el aporte de las frutas (que debe alcanzar los 15 gramos por porción). En general, es más sano obtener azúcar de estos alimentos que de la repostería callejera, ya que, además, proveen otros nutrientes importantes como vitaminas, minerales y fibra.

Por otro lado, el contenido en grasas de la mayoría de postres callejeros es muy alto, pues están elaborados con cremas, huevos, manteca o mantequilla y ‘aceites quemados’, que son fuentes de grasas saturadas, grasas trans y colesterol malo (LDL).

Si a esta ingesta le agregas factores como el ‘ambiente obesogénico’ en el que nos encontramos (exposición y fácil acceso a la comida chatarra), el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios, obtienes como resultado un riesgo elevado de padecer diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

Hay que decir también que la densidad energética* de los postres callejeros es muy elevada, ya que concentran una gran cantidad de calorías en una porción de alimento pequeñísima.

Por ejemplo, 100 gramos de helado contienen 300 kcal; pero esa cantidad de producto no es suficiente para saciarnos, por lo que consumimos más de una porción, haciendo que entre a nuestro cuerpo un porcentaje de calorías excesivo.

En Gastronómica Internacional queremos que conozcas esta información para que tomes una decisión informada. Esto no significa que comer postres callejeros esté prohibido, pero sí que debes moderarte al hacerlo.

Además, la repostería callejera no es la única opción que tienes para disfrutar de exquisitos postres. Una gran alternativa es que los prepares por tu propia cuenta.

Sólo tienes que limitar el uso de azúcar en tus recetas (no más de 5 gramos) o utilizar sustitutos; emplear grasas buenas (aceites vegetales u oleaginosas) que no excedan una cucharadita o un puño de semillas, y hacer uso de yogurt natural bajo en grasas, quesos light (cottage y requesón) y frutas.

Si tienes dudas al respecto o quieres darle un toque saludable a los postres callejeros, puedes entrar al sitio de Gastronómica Internacional y descubrir los cursos de nutrición y repostería online que tenemos para ti.

Glosario

  • Densidad energética: es la cantidad de energía que aporta un alimento por unidad de peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *