Artículos
Culinarios
Categoría: Noticias del mundo

El ajo, un producto milenario

El ajo potencia los sabores. Es un elemento que no puede faltar en la cocina, enriquece nuestros platos y les da brillo, sabor y sazón a nuestra vida diaria.
Gastronomía ajo producto milenario
Gastronomía ajo producto milenario

El ajo lo utilizamos a diario para aromatizar nuestras recetas caseras: fondos, guisos, estofados, sopas, pastas y un sin fin de preparaciones… El ajo potencia los sabores. Es un elemento que no puede faltar en la cocina, enriquece nuestros platos y les da brillo, sabor y sazón a nuestra vida diaria. Sumándole los beneficios saludables que este producto de la tierra nos proporciona, concluímos que se trata verdaderamente un milagro de la Naturaleza.

Los efectos del ajo parecen manifestarse sobre todo cuando éste se ingiere crudo, aunque ciertos autores señalan que mantiene sus propiedades aun cuando el proceso se da en una fritura o en alguna cocción. Existen un sinnúmero de preparaciones con ajo y en Gastronomica Internacional encontraras cursos de gastronomia online que te permitirán conocer aún más sobre los beneficios y particularidades de este excelente producto.

Con el nombre científico Allium sativum, el ajo es una herbácea intensamente olorosa de la familia de las liliáceas. Es una planta de flores pequeñas, de color blanquecinas y de seis fragmentos. El bulbo del ajo es de olor y sabor intenso característicos, dividido en varias piezas fáciles de separar llamadas dientes. Contiene una sustancia denominada aliína, que por acción de un fermento contenido en ellos se transforma en disulfuro de alilo, que presenta el olor característico de los ajos.

Contexto histórico

Su origen se ubica en Asia Central, donde sus destacadas notas aromáticas se expandieron a la gastronomía mundial. Aunque usualmente usado por su aroma, no óbstate destacó como energizante en la alimentación de los obreros que construyeron las pirámides de Egipto, y hasta tal punto se hizo necesario, que la escasez de ajo alrededor del año 3500 a.C. dio lugar a la primera huelga de la que se conoce.

Por su parte en la antigua Grecia los atletas comían ajo antes de una competición para enriquecer su fuerza, y después de ella para reponerse; durante la Primera Guerra Mundial se utilizó en la desinfección de las heridas a falta de antisépticos convencionales.

Estacionalidad

Su cultivo es muy fácil y barato. Se siembran los dientes de ajo a finales de otoño y se cosechan en verano. Crece en una variedad de climas y condiciones de luz y agua.

Contenido nutricional

Contiene yodo, fósforo, potasio y vitaminas como tiamina, vitamina B y C.

Beneficios en la salud

El ajo es un conocido antiséptico, antiinflamatorio, bactericida, antiviral y antiparasitario intestinal. Varios estudios han indicado que el extracto  de ajo, incluso en concentraciones bajas, es un potente inhibidor de Helycobacter pylori, bacteria implicada en el desarrollo de las úlceras gástricas y duodenales, es capaz de inhibir la formación y activación de inductores cancerígenos, mejorando las defensas del individuo.

El ajo juega un papel importante en la prevención de la enfermedad cardiovascular, reduciendo los niveles de lípidos en sangre. Ayuda a reducir el Colesterol-LDL (colesterol malo), al inhibir su oxidación, y a proteger a las células endoteliales de estas lipoproteínas modificadas. Además, de otros beneficios sobre la salud disminuye la presión arterial. También ejerce un efecto hipoglucemiante, ayudando a prevenir la diabetes tipo II.

recetas caseras, cursos de gastronomía online, Gastronómica Internacional, ajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *