Artículos
Culinarios
Categoría: Repostería

Cómo transformar azúcar en algodón

¿Sabías que para realizar el algodón de azúcar, el azúcar debe cambiar de estado sólido a líquido, y con ayuda de la fuerza centrífuga formarse en delgadas hebras que van juntándose para finalmente obtener un delicioso algodón dulce?
Recetas de postres azúcar algodón
Recetas de postres azúcar algodón

¿Sabías que para realizar el algodón de azúcar, el azúcar debe cambiar de estado sólido a líquido, y con ayuda de la fuerza centrífuga formarse en delgadas hebras que van juntándose para finalmente obtener un delicioso algodón ?

Como bien sabemos, para cambiar el estado del sólido del azúcar se necesita calor, y este es el secreto que se halla en el agujero al medio de la bobina en las máquinas de los algodoneros. En los cursos de repostería online de Gastronómica Internacional aprenderás a detalle el tema del azúcar, donde encontrarás cómo manejar el azúcar a diferentes temperaturas y puntos de cocción.

¿Cómo se transforman los cristales de azúcar en hebras de algodón?

Las primeras noticias que se tienen del algodón de azúcar se encuentran en Italia en el siglo XV. Allí algunos cocineros calentaban azúcar hasta derretirla y posteriormente formaban hilos con un utensilio similar a un peine. Estas decoraciones de productos de repostera persisten hasta  hoy.

La sacarosa es un disacárido formado por una molécula de glucosa y una de fructuosa, que se obtiene principalmente de la caña de azúcar o de la remolacha. Tiene la particularidad de mantenerse sólida a temperatura ambiente, algo que las azúcares más simples no pueden hacer.

La máquina especial del algodonero consta de un recipiente circular y de un pequeño núcleo que gira, ya sea manualmente o por el efecto de un motor. En este núcleo hay un pequeño cuenco con una gran cantidad de diminutos agujeros y con una fuente de calor debajo de él.

Y es por efecto del calor que el azúcar pierde su estructura cristalina para hacerse amorfa, lo que permite que forme una fibra suave y flexible, a la que se pueden enrollar más fibras de azúcar, hasta formar la madeja algodonosa que desaparece como una nube dulce en la boca.

A pesar de que las raciones de algodón son de gran volumen y parecen realmente desmedidas para un niño, no son especialmente calóricas, pues una madeja porción es simplemente una cucharada de azúcar y mucho aire.

 Artículos relacionados

10 funciones del azúcar que no son dulces

Azúcar y agua: el dúo dinámico

cursos de repostería online, Gastronómica Internacional, algodón de azúcar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *