Artículos
Culinarios
Categoría: Cocina

Comida callejera, sinónimo de cultura y orgullo

¿Has sentido el placer de recorrer las calles y encontrar sabores exquisitos? Una experiencia como ésta es muy valiosa, por ello, en Gastronómica Internacional queremos reflexionar sobre la comida callejera, un sinónimo de cultura y orgullo.

Gastronomía comida callejera

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha tenido la necesidad de alimentarse. Al principio, hacerlo tenía como objetivo la supervivencia. Hoy, además de eso, está el placer, esa sensación de gozo que experimentas cuando recorres las calles y encuentras sabores exquisitos. Una experiencia como ésta es muy valiosa, por ello, en Gastronómica Internacional queremos reflexionar sobre la comida callejera, un sinónimo de cultura y orgullo. Acompáñanos.

Los platillos callejeros han estado presentes en la realidad mexicana desde la época prehispánica, engalanando mercados, tianguis, centros de abastecimiento, centros comerciales y de trabajo. A partir de ese momento, la gastronomía de las calles se integró a la cultura nacional y se convirtió en una inapreciable forma de expresar la identidad mexicana.

Para algunos, de hecho, la comida callejera representa un estilo de vida y una fuente económica de gran importancia; sin embargo, no está exenta de objeciones. Algunas personas, por ejemplo, dudan sobre la calidad de este tipo de gastronomía, con el argumento de que no se apega a lineamientos o reglas de preparación rigurosos.

¿Cuál es la verdad? La verdad es que la comida callejera puede tener la calidad que tanto exigimos y valoramos en la cultura mexicana.

En la actualidad, las reglas en materia de comercialización de alimentos y bebidas están cambiando. Se está enfatizando en el conocimiento de las características organolépticas, térmicas, de almacenamiento y conservación de los ingredientes que se utilizan en los menús; así como en las normas de seguridad e higiene que deben aplicarse para ofrecer platillos de la más alta calidad.

Esta tendencia ha comenzado a propagarse entre chefs, cocineros y demás actores culinarios, tanto en las calles como en establecimientos prestigiados. Esto es fundamental porque nosotros mismos, como manipuladores de los alimentos, podemos reforzar el sentido cultural y el orgullo que entraña la comida callejera. ¿Cómo? Siguiendo las normas y ejecutando de forma adecuada los procesos de preparación.

Está en nuestras manos hacer de los sopes, las gorditas, los tacos, las tortas, los pambazos, las quesadillas y una amplia variedad de platillos callejeros, una opción de alimentación más segura, además de rica y económica. Con ello, preservaremos nuestra cultura y exaltaremos las recetas mexicanas que tanto nos enorgullecen.

Si quieres conocer más sobre la comida callejera y otros temas culinarios de gran interés, no pierdas la oportunidad de inscribirte a los cursos de cocina online que en Gastronómica Internacional tenemos para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *